Ermitaños Eucarísticos del Padre Celestial

Ermitaños Eucarísticos del Padre Celestial.

Anuncios

Ermitaños Eucarísticos del Padre Celestial

EL TIEMPO ES LA ESPERA DE DIOS, QUE MENDIGA NUESTRO AMOR

 Vida Contemplativa

“No hay crisis de vocaciones, lo que sucede es que el llamado actual es a una vida consagrada austera, ascética, de pobreza real”. (P. Antonio Lootens)
Los Ermitaños y Ermitañas Eucarísticos del Padre Celestial fueron fundados por el padre Antonio Lootens y la Madre Andrea de Jesús en Costa Rica en 1993. Se establecieron en 1994 en la Archidiócesis de Bucaramanga (Colombia), bajo los auspicios de su arzobispo de aquel entonces, el Cardenal Darío Castrillón Hoyos. En una finca montañosa y boscosa, a quince kilómetros de la ciudad de Bucaramanga, se estableció el Eremitorio donde los religiosos y religiosas viven su vocación contemplativa en oración, silencio y penitencia.

LO QUE NOS MUEVE A LA VIDA DE EREMITA

Eucarísticos del Padre Celestial “porque vivimos centrados en la Eucaristía, que es la que nos da la fuerza y la espiritualidad para toda nuestra obra evangélica. La Eucaristía tiene tres dimensiones: es Tabernáculo de adoración, Altar de inmolación y Hostia de irradiación. Nuestra vida quiere ser eso: oración, ayuno y penitencia. La penitencia es la inmolación y, claro, la caridad es la irradiación del apostolado”. (P. Antonio Lootens)

Primera motivación

QUE DIOS PADRE ES SENSIBLE A NUESTRA TERNURA FILIAL

No hay cosa que pueda llenar el alma de más admiración, asombro y encenderle a la vez, en más vivos deseos de corresponder al amor divino, como el descubrimiento de que “antes de que tú existieras, Dios ya te amaba y te llamaba por tu nombre; y preparaba las pequeñas circunstancias con las cuales te atraería hacia Sí“ (S.Francisco de Sales); que el “alma, no es otra cosa sino un paraíso, a donde Dios dice, tiene sus deleites” (S.Teresa de Jesús); y que en esta alma, Dios “Está como Rey, como Hermano, como Padre, como Amigo o como Esposo, según la pureza, el amor y las disposiciones particulares, que en cada una de ellas encuentra” (S. Magdalena de Pazzis). Quiso Dios, en efecto, suscitar criaturas “A los que para su Gloria creó, plasmó e hizo (Is 43,68), hacerse sensible al amor de estas criaturas, crear el tiempo, como la espera de Dios que mendiga ese amor, y determinar que sus criaturas racionales, enamoradas de Él, pudieran hacerle el bien, como lo piden las impetuosas exigencias y la inmensa necesidad del amor; y que el cumplimiento de este gozo es su Gloria, el fin de todas sus obras y el fin de todas sus criaturas, mientras que la felicidad de las criaturas consiste en que, bañadas por la gloria de Dios, cooperen en la realización de esa maravilla.

Segunda motivación

QUE DIOS HIJO ANHELA NUESTRA COLABORACIÓN

“Sin efusión de Sangre no hay remisión (Heb 9,22). Alguien tiene que pagar por el pecado. Alguien tiene que ofrecerse como víctima: ser ángel por las bestialidades ajenas, humilde y obediente por los desmedidos orgullos; casto y pobre, por las lujurias y codicias humanas. ¡Alguien tiene que expiar! Cada pecado tiene su precio. Cada pecador necesita una víctima expiadora. ¡Este Alguien es Jesús!; el cual, al caro precio de Su Sangre, nos ha comprado (1Cor 6,20 y Apoc 5,9) y nos ha merecido ampliamente las gracias necesarias para salvarnos. Pero hay almas que se resisten; almas en las cuales, no bastan las gracias ordinarias; almas, como la de san Agustín, para quienes la divina Justicia necesita, antes de conceder una gracia suplementaria y extraordinaria, que una “Mónica”, con gritos de súplicas, y lágrimas (Heb 5,7) de penitencias: ¡Complete en su carne, lo que falta a la Pasión de Cristo! Porque sin efusión de Sangre no hay remisión (Heb 9,22); ni la ordinaria, la de Cristo; ni la suplementaria, la de las almas víctimas. Delante de los ojos de los “EePc” se yergue, entonces, con toda su claridad y con todas sus dolorosas consecuencias, la teología de la Cruz, la mística de la Cruz: ¡Sufrir con Jesús! ¡Expiar con Jesús! ¡Amar por los que no aman! Ser, como Jesús, no sólo el Adorador del Padre sino también el Salvador de sus hermanos: “¡Oh misterio tremendo y jamás suficientemente meditado: que la salvación de los unos dependa de las oraciones y penitencias de los demás!” (Pío XII en “Mystici Corporis”)

Tercera Motivación

 EL ESPÍRITU SANTO NECESITA CANALES POR DONDE PASE SU LUZ, SU FUERZA Y SU AMOR

¡Cuántas personas esperan un alma amiga, que tenga el tiempo y la paciencia para escucharles; para iluminar su camino con una luz sobrenatural y hacerles sentir la ternura y la misericordia del Corazón Divino!… ¡Cuán inmensa es la necesidad de acoger al que sufre y consolarlo, al que duda y tranquilizarlo, y al que llora para secarle sus lágrimas; de ejercitar en la paciencia al que espera, de enseñarle el camino al extraviado, y de fortificar al que tiene falta de fe; al que está en la noche, hacerle esperar la luz; de apaciguar al exaltado y de darle firmeza al indeciso: en una palabra: de llevar a todos el buen perfume de Cristo Jesús, su dulzura y humildad, y la sonrisa de María Virgen de Piedad y de Ternura! . Si los “EePc” abren su laura eremítica los fines de semana al público, es por estar conscientes, de cuánto el Espíritu Santo, necesita canales por donde pasar su luz, su fuerza y su amor. Compete, en efecto, a “las personas consagradas, hacer visible en su consagración y total entrega, la presencia amorosa y salvadora de Cristo, el Consagrado del Padre, enviado en misión. Ellos, dejándose conquistar por Él (cf. Flp 3, 12), se disponen para convertirse, en cierto modo, en una prolongación de Su Humanidad. La vida consagrada, es una prueba elocuente de que, cuanto más se vive de Cristo, tanto mejor es posible servirle en los demás.” (VC 76). Este “testimonio de la caridad de Cristo hacia todos, especialmente hacia los más pequeños, los más necesitados” (VC60), es parte integrante de la vocación de los “EePc”.

 ermitanos

La vida del eremita de la Montaña

¿Eres de tipo sensible, afable, comunicativo, abierto?… ¡Bendito sea el Señor!… Aprovecha tu “sociabilidad” para atraer hacia Jesús a tantas ovejas descarriadas. Aquí tienes la oportunidad de poner al servicio del Señor, “sin miedo” todas esas cualidades, que Él mismo te ha concedido, poniéndolas a producir, en algunas de nuestras lauras; donde se elaboran programas de radio: Voces, sonidos, imágenes que, fecundadas por tu oración y tu penitencia, iluminarán y levantarán, quizás cuántas almas confundidas y decaídas; y las transformarán para siempre, gracias al poder de la Palabra divina, que penetra en lo íntimo del corazón, instruye y apacigua, eleva y embellece, disipa los errores y las oscuridades, y trae los dones del Espíritu Santo (Gal 5,22).

¿Eres de naturaleza más silenciosa y contemplativa? No dejes tampoco sepultados los talentos con que el Padre del Cielo te ha dotado y de los cuales, en el día del juicio, te pedirá cuenta: ¡Una editorial que imprime libros espirituales te espera y te necesita!… ¡Cuánto bien puede hacer un libro, por ejemplo, a través del cual el Divino Maestro le habla suavemente a un alma, la sacude, la saca de su mediocridad o de su pecado; y, poco a poco, la atrae sobre Su Corazón: “Uno de los medios que la experiencia me ha enseñado, como el más poderoso para el bien es la imprenta. No todos pueden oír la Divina Palabra, pero todos pueden leer un buen libro. El predicador no siempre podrá estar predicando, pero el libro nunca se cansa, siempre está dispuesto a repetir lo mismo una y mil veces. Hoy día la lectura de libros buenos es de absoluta necesidad. Los libros han de ser pequeños porque la gente anda deprisa. Los libros pesados y gruesos son solamente para llenar estantes de las Bibliotecas” (S.Antonio María Claret).

¿Para qué están los hermanos contemplativos?

Los contemplativos, sirven para recordarnos que no nacimos para la tierra; para decirnos, en medio de las miserias y dolores y pequeñeces de esta vida, que somos más grandes y que nacimos para cosas más altas; para que no olvidemos que hay una Patria eterna y en ella un Padre que con los Brazos de su amor abiertos nos espera y una Madre que con su dulcísimo Regazo, nos brinda el descanso y la paz. Los contemplativos son los heraldos de la Patria eterna, los mensajeros del amor infinito, los depositarios de los secretos de Dios, las portavoces de su palabra íntima y amorosa. Cuando se acercan a nosotros, sentimos que las auras embalsamadas de la tierra prometida vienen a refrescar nuestras frentes en el desierto ardoroso de este mundo; cuando hablan, se diría que escuchamos un preludio de los cánticos celestiales. Unos cuantos contemplativos bastarían para hacernos olvidar todos los crímenes y todas las desgracias de la Humanidad, para sentirnos orgullosos de nuestro linaje, para saber que Dios existe y que Dios es amor.

Las épocas de catástrofes son épocas de contemplativas. Cuando el mal se extiende sobre la tierra y parece enseñorearse de las almas; cuando los gérmenes del error y de la inquietud parece que van a hacer explosión y a precipitar en los abismos al linaje humano, Dios saca de los tesoros de su misericordia y de su amor a sus contemplativos, y las envía a la tierra como una prenda de paz, como una sonrisa de misericordia. Vienen a restablecer el equilibrio, vienen a anunciar la paz. La gran ley de la reversibilidad de los méritos, proclamada por el Génesis, es de constante aplicación: No destruiré a Sodoma si en ella encuentro diez justos… ¡Ay del mundo el día que no tuviera en su seno el número de justos exigidos por la misericordia! Ese día sería abrasado sin remedio por el fuego de la justicia (ver “Vida Espiritual” III, de Monseñor Luis Ma. Martínez, arzobispo primado de México).

¿Dónde vivimos y qué hacemos?

Ermitaños Eucarísticos

Nuestra comunidad está situada en un amplio terreno boscoso, a unos cinco kilómetros montaña arriba de un pueblito llamado Piedecuesta, a unos 15 Km de la ciudad de Bucaramanga, en el departamento de Santander. Este espacio apartado del mundo nos permite vivir libres de todo apego, inquietud o distracción interior o exterior, para entregarnos más plenamente a Dios, acoger su presencia en la alegría de la contemplación, y no buscar más cosas que darle descanso y que esté contento. De lunes a viernes nos dedicamos exclusivamente a nuestro trabajo y la oración, pero los sábados y los domingos nos abrimos al público, preparando a la gente para una buena confesión, dando retiros, consejería espiritual.

Somos contemplativos, pero al mismo tiempo misioneros, por medio de los libritos que fabricamos en nuestra pequeña imprenta; evangelizamos también a través de las ondas radiales, en varios espacios de emisoras nacionales e internacionales.

Por ser de vida penitente, seguimos una dieta ovo-lacto-vegetariano y para mantenernos en óptima salud seguimos las recomendaciones de la medicina natural; sin excluir, por supuesto, el recurso, cuando necesario o útil, de la medicina clásica.

Horario 

4:00 am: Última hora de levantarse

4:00 a 5:00 am: Ejercicios físicos y aseo personal

5:00 a 6:00 am: Oración personal al pie del Sagrario.

6:00 a 7:30 am: Santa Misa y exposición del Santísimo.

8.00 am: Desayuno

8:30 am: Trabajo

9:00 am: minuto de María

12:00 m: Santo Rosario

1:00 pm: Almuerzo

3:00 pm.: Hora de la misericordia

3:15 pm: Tiempo libre o clases de espiritualidad y de formación.

6:00 a 7:00 pm: Gran Silencio. Oración personal al pie del Sagrario

7:30 a 7:45 pm: Lectio Divina

8:00 pm: Última hora de apagar la luz

Hermanos ermitaños

Contacte a los Hermanos Eremitas de la Montaña:

La Ermita se encuentra a 5 km. de la Localidad de Piedecuesta (Santander) Colombia.

Se encuentra abierta al público únicamente los días sábado y domingo.

Teléfonos: 057 7 6556826 – Móvil 313 8851756 (preferiblemente llamar antes del mediodía).

Correos: eepc96@yahoo.com  y   padrelias99@yahoo.com.ar

A.A. : 1601 Bucaramanga, Colombia.